domingo, 29 de mayo de 2016

Aprender a montar en bicicleta

Montar en bicicleta es una habilidad psicomotora gruesa que puede llegar a ser muy placentera para niños/as con autismo y una actividad que puede llegar a ser compartida con los adultos y los hermanos.

A continuación, les comentaremos como en La pieza del puzzle enseñamos dicha habilidad.

Objetivo: Enseñar a vuestro hijo/a a montar en bicicleta

Qué hacer:

1. De primeras, hay muchos niños que tienen miedo a montar en bicicleta siendo en muchos casos un objeto aversivo para ellos, ya sea por experiencias pasadas, o por ser un objeto desconocido que incluye velocidad. Por ello, lo primero que haremos será condicionar la bicicleta positivamente. En un primer contacto, le haremos que la toque, que se suba en ella, etc.. e iremos poco a poco aumentando dicho contacto, en diferentes días y reforzándolo positivamente con reforzador primario, ej: trozitos de gominolas, trozitos de chocolate, etc.. 

2. Cuando el niño/a ha perdido el miedo y la bicicleta deja de ser un objeto aversivo, trabajaremos los siguientes pasos.

- Montar en la bici y agarrarse al volante correctamente. 

- Pedalear: Tendremos que elegir un recorrido en llano y sin obstáculos. Colocaremos los pies del niño/a en los pedales y le ayudaremos a realizar el movimiento del pedaleo. Al principio, daremos ayuda física teniendo nuestra mano en todo su pie, primero un pie, luego el otro pie y así sucesivamente. Cada dos pedaleadas reforzaremos con el reforzador primario elegido e iremos distanciándolo a medida que va consiguiendo el objetivo (dos pedaleadas, cuatro pedaleadas, y así sucesivamente hasta lograr un buen recorrido). A veces, podemos encontrarnos con la dificultad de que al niño/a se le resbalen los pies o no los fijen bien al pedal. Para ello, podemos usar una cinta que los sujeten bien, la cual, ha medida que el niño/a vaya aprendiendo el pedaleo, podrá ser retirada.

- Mirar hacia delante: Mientras el niño/a pedalea, colocaremos un trozo de reforzador primario (ej: trozito de gominola) a la vista del niño/a dirigiendo su mirada hacia donde debe mirar. Cada intervalo de tiempo mantenido con éxito (ej. 2 segundos), se lo entregaremos y le diremos ¡qué bien ha mirado! para reforzar dicha conducta. El tiempo de contacto ocular en el reforzador tendrá que ir en aumento gradualmente (2 segundos, 4 segundos, etc..).

- Girar el volante: Elegiremos un recorrido donde haya presencia de curvas que nos tengan que hacer girar con el fin de enseñarle a girar el volante en el momento oportuno. Se le brindará ayuda física en las manos y se le reforzará con primario cada vez que giremos el volante. 

- Frenar: Para enseñar a frenar debemos de elegir un recorrido que tenga obstáculos, si no los hay, los podemos crear poniendo cajas en el camino u otro obstáculo posible. Dándole ayuda física en las manos para apretar el freno, frenaremos cada vez que nos encontremos con algún obstáculo y le reforzaremos por ello. 

Todos estos diferentes pasos se van incluyendo en dicho orden en el proceso de enseñanza de la habilidad. 

A continuación, les mostramos un vídeo de uno de nuestros alumnos montando en bicicleta. 




Cualquier duda al respecto, contacte con un profesional cualificado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario